El dictamen oficial de AIISA sobre la desinfección continua

robot limipeza de conductos. desinfecta conductos de aire y limpia

Estas son las conclusiones de AIISA (Asociación Italiana de Empresas de Limpieza de Sistemas de Ventilación) tras la celebración de la mesa redonda de ANAM12.

En el texto se pueden leer los pros, contras, eficacia y conveniencia de su uso.

 

El falso mito del saneamiento activo

Desde hace varios meses, el tema de la higienización de los sistemas de tratamiento de aire es el centro de atención, especialmente de empresas y establecimientos comerciales, como una medida eficaz contra la propagación del Sars-Cov-2.

Con referencia a las Directrices de 5 de octubre de 2006 y 7 de febrero de 2013, adoptadas por las regiones y provincias autónomas del Estado, ahora se sabe que dicha actividad sólo puede ser declarada conforme si consta de dos operaciones distintas pero inseparables: la fase de limpieza, para eliminar la fuente de contaminación y la posterior desinfección. Sin embargo, tras la pandemia de COVID-19, se ha producido un crecimiento exponencial de la falta de higiene. Prácticas que, definidas erróneamente como “Saneamiento Activo”, en realidad sólo realizan una desinfección.

Se trata de una cuestión muy delicada con una serie de aspectos críticos relacionados no tanto con su eficacia en sentido absoluto, sino más bien en el ámbito de la higiene aeráulica, es decir, su aplicación específica en los sistemas de climatización.

En un mercado en el que estas soluciones se multiplican rápidamente, los tipos más comunes utilizados en los sistemas de tratamiento del aire se basan generalmente en las tecnologías NTP (plasma no térmico) o PCO (oxidación fotocatalítica). En el primer caso, la acción biocida se basa en el proceso de ionización del aire por plasma frío y, por tanto,  son más conocidos como “ionizadores”. Por otro lado, el OPC, también conocida como oxidación fotocatalítica, es una reacción química que imita la fotosíntesis de la clorofila, genera radicales hidroxilos y peróxido de hidrógeno, es decir, que puede eliminar los contaminantes.

La premisa principal es que estos sistemas pueden ser una herramienta válida sólo si su acción se lleva a cabo dentro de un sistema de aire limpio, libre de polvo, partículas y contaminantes químicos. Los depósitos de las partículas en las superficies, de hecho, proporcionan un excelente refugio para los microorganismos, que pueden así sobrevivir al tratamiento con desinfectantes. En otras palabras, su instalación no está exenta de la inspección periódica de los sistemas y de su limpieza cuando sea necesario.

Una segunda consideración se refiere a las grandes cantidades de aire que son tratadas por sistemas de aire y el efecto de dilución excesiva que pueden causar con respecto a los agentes que se introducen en ellos. Debemos considerar, de hecho, que los sistemas de pequeño tamaño son capaces de procesar y suministrar hasta siete/ocho mil m3 de aire por hora, mientras que el caudal de aire puede alcanzar muchas decenas de miles de m3 por hora en el caso de plantas más grandes, destinadas a espacios mucho más amplios.

Por lo tanto, incluso si se instalan uno o más dispositivos de “higienización continua” en la misma planta, donde el aire procesado y la velocidad de tránsito son altos, los tiempos de permanencia del agente antimicrobiano pueden ser insuficientes.

Además, las pruebas de eficacia se realizan principalmente en aire ambiente y en condiciones ideales de funcionamiento. Por eso no son indicativos con respecto a la realidad de las plantas a las que están destinados, donde el funcionamiento y las condiciones están lejos de ser estandarizadas y son impredecibles.

Una salvaguarda adicional contra el uso indiscriminado de este tipo de equipos, o al menos de aquellos que actúan mediante la producción de agentes desinfectantes de naturaleza química, proviene del riesgo de desarrollo de resistencia adquirida por los microorganismos, contra la acción de la sustancia activa utilizada. En primer lugar, es necesario que existan tres tipos de resistencia que los microorganismos pueden mostrar a la acción de los agentes antimicrobianos: intrínseca, fenotípica y cromosómica. En nuestro caso, el más destacado es el tercero, que se produce cuando un microorganismo se vuelve inmune a los agentes antimicrobianos. Esto ocurre cuando un microorganismo se vuelve inmune a la acción de un biocida por una mutación del ADN o la transferencia de genes capaces de inducir la resistencia a sustancias específicas de un organismo diferente.

Se sabe que el uso de desinfectantes favorece la aparición y propagación de cepas bacterianas resistentes. Es una expresión totalmente natural de la evolución: cuanto más se utilice una molécula, mayor será la probabilidad de que los microorganismos adquieran algún tipo de inmunidad. Por eso es muy importante utilizar los desinfectantes en las concentraciones y según las instrucciones del fabricante.

Aquí es donde surgen las mayores preocupaciones con respecto al uso de equipos de “desinfección química continua”. Su funcionamiento en presencia de personas se basa, de hecho, en el suministro continuo de agentes desinfectantes a bajas concentraciones durante largos periodos de tiempo. Pero esto parece ser sólo una de las posibles condiciones que pueden poblaciones microbianas para desarrollar resistencia a los ingredientes activos a los que están expuestos.

Otro motivo de preocupación es el hecho de que no hay estudios acreditados en la literatura científica a medio y largo plazo que hayan ilustrado adecuadamente la interacción entre  la “microbiota humana” y la presencia continua de estos principios activos en el aire.

“La definición de ‘microbiota humana’ se refiere al conjunto de microorganismos que fisiológicamente, o a veces patológicamente, viven en simbiosis con el cuerpo humano. Aunque esta población microbiana se concentra especialmente en el tracto intestinal, se calcula que hay un total de un millón de microorganismos en el cuerpo humano. La importancia de la microbiota en el mantenimiento de la salud humana está ya plenamente reconocida. Los microorganismos que componen la microbiota no sólo cumplen funciones como el metabolismo y el sistema inmunitario, también puede actuar contra la proliferación de agentes patógenos. La relación entre la microbiota y los estados psicológicos de los seres humanos también es cada vez más evidente. Sin embargo, la microbiota humana puede verse alterada, en mayor o menor medida, por una serie de factores externos, incluidas las sustancias o los microorganismos del entorno.

Por lo tanto, de un estado de equilibrio llamado “eubiosis” se puede pasar a la condición opuesta de “disbiosis”, a la que contribuye el aumento de la incidencia de las llamadas “enfermedades del progreso”, como las metabólicas, cardiovasculares, inflamatorias, neurológicas, psicológicas y oncológicas.

El papel que pueden desempeñar en este proceso las moléculas desinfectantes presentes en el aire es muy importante. Dichas moléculas desinfectantes en bajas concentraciones pero durante periodos de tiempo prolongados, aún no ha sido suficientemente investigado y aclarado.

Por último, un aspecto que a menudo se pasa por alto es el coste de mantenimiento de todos los sistemas de “desinfección continua”, que a veces supera considerablemente los costes de las actividades tradicionales de vigilancia y saneamiento.

De todas las consideraciones anteriores se deduce que la fuerte presión del mercado actual, tendiendo a afirmar que la “higienización activa” es la mejor manera de garantizar las condiciones higiénicas de los sistemas de tratamiento de aire y de las salas a las que sirven.

Las condiciones de los sistemas de tratamiento del aire y de los locales a los que sirven deben considerarse con espíritu crítico.

En ningún caso pueden considerarse estos sistemas como una alternativa a un programa serio de control higiénico,  del que se derivarán las actividades de saneamiento cuando sea necesario. En el mejor de los casos, después de haber identificado la herramienta que ofrece las mejores garantías a la luz de los edificios, pueden ser una herramienta complementaria a la misma, siempre que su funcionamiento esté estrechamente controlado y supervisado en el tiempo.